Opinión

Category: Opinión

Por Dr. Víctor Maldonado Santiago, Ph. D.

Distinguidos miembros del Medical Task Force de Puerto Rico:

Doctor Mask in Hand

Dr Victor MaldonadoAntes que ustedes aparecieran en la palestra pública, por los modos erráticos al proceder de pasados integrantes del Departamento de Salud de Puerto Rico, muchos puertorriqueños nos sentíamos muy preocupados por la amenaza que implicaba el COVID-19 contra nuestras vidas. Como grupo de académicos de gran prestigio, acudieron al llamado patriótico y contribuyeron a encaminar los procesos, lo que redundó en un giro de 180 grados a la situación que parecía salirse de control.

Todo marchaba en orden y, en medio de la prueba, se percibía un cierto aire de optimismo. Días o semanas más tarde, surgió la denuncia de un escándalo relacionado con el manejo de una compra de un (1) millón de pruebas rápidas para detectar el coronavirus, a un costo de $38 millones de dólares. Lastimosamente, el enfoque medular en este momento histórico para Puerto Rico y el mundo se perdió. Entonces, de pensar en cómo salvarnos de este enemigo invisible, se pasó a buscar culpables y responsables de semejante descuido que, por su apariencia, muchos han puntualizado visos de fraude.

En el caso de ustedes, varios de sus miembros han explicado de muchas maneras, frente a los medios de comunicación, lo que ocurrió y cómo se manejó. Empero, por la desconfianza que múltiples sectores le profesan al aparato gubernamental, hay personas que han querido generalizar y les han llamado mentirosos, ladrones, y mil calificativos innombrables.

Ciertamente, les invitaría a que se den a respetar. Indíquenle, a quien sea, que su función es contribuir a nuestro país en esta situación de crisis humanitaria. Si en algún momento, surge una investigación y las autoridades correspondientes (estatales y federales) les citan, con mucho gusto, bajo juramento y apercibimiento de perjurio, contesten. De descubrirse algún esquema ilegal, que se procese a quienes le hayan fallado a Puerto Rico.

Famous Bites Pizza

No es justo que ustedes tengan que pasar por este escarnio. Ustedes estaban tranquilos en sus espacios de trabajo, con su remuneración bien ganada por su preparación y experiencia, con las responsabilidades altísimas de sus cargos. Decidieron ayudar y, ahora, como la historia de la gallina negra desplumada, ¿quién recoge las plumas lanzadas por todas partes?, ¿quién les limpia la reputación?

Se respeta la decisión de uno de sus colegas, quien prefirió renunciar a esta encomienda. Hay quien dice que después de Dios, el crédito, el buen nombre. En ese sentido, su actuación resulta incuestionablemente legítima, aunque hubiésemos deseado su permanencia. Bien sabemos que a los árboles que dan frutos les tiran piedras.

En este tiempo de reflexión, propicio para pedir perdón y dar gracias, primero pido perdón por la falta de gratitud que algunos compatriotas han mostrado hacia ustedes. Me excuso por aquellos que olvidaron cuánto cansancio ustedes han tenido que superar para guiarnos, por caminos más seguros, mientras otras naciones viven la desgracia en proporciones insospechadas, con esta enfermedad que ha cobrado la vida de más de 100,000 seres humanos.

Quiero agradecerles por decir presente en este momento dificultoso. Podrían haber inventado mil razones para no asistir a la convocatoria, pero dijeron que aceptaban la encomienda. Como soldados leales en el frente de la batalla más cruenta, se han mantenido firmes, esforzados y valientes (aunque muchas veces la decepción y el temor les invadan). Me uno al pedido de aplausos para ustedes. Les digo que en verdad no sabría qué pasaría si nos les tuviéramos. Si nadie les ha dicho, ¡quiero resaltar su entrega y sacrificio! ¡Son nuestros héroes reales de la patria con capas blancas, guantes y mascarillas! ¡GRACIAS!

____________________
El Dr. Víctor Maldonado Santiago es Catedrático Asociado de Español de la UIPRP y Coordinador Académico del CICE de la UIPRP.