Policía
Category: Noticias

La nueva ley prohíbe además a los cubanos vestir la bandera como manera de honrarla.

LaBanderaEsdeTodosCuba

Foto Twitter: Movimiento San Isidro

LA HABANA, Cuba - Artistas independientes cubanos han lanzado el reto #LaBanderaEsDeTodos para contrarrestar la más nueva forma de censura del Gobierno, que prohíbe a los cubanos usar la bandera nacional como símbolo de protesta política. Luego de la reciente intensificación de la represión por parte del Gobierno cubano, que incluye la desaparición forzosa del artista Luis Manuel Otero Alcántara, artistas solidarios del Movimiento San Isidro han anunciado un llamado a la acción para desafiar las nuevas restricciones gubernamentales en relación con el uso de los símbolos patrios.

Destacados activistas cubanos ya han sido procesados en virtud de una nueva ley que ni siquiera ha entrado en vigor oficialmente. En Cuba, incluso cuando las leyes son aprobadas por la legislatura nacional, técnicamente no se pueden aplicar hasta su publicación en la Gaceta Oficial de la República de Cuba. Aunque la ley en cuestión todavía no se ha publicado, agentes de la policía cubana han estado aplicando la ley de manera ilegal y han realizado arrestos ilegales.

La nueva ley fue aprobada con el presunto objetivo de "proteger los símbolos patrios", e incluye nuevas regulaciones sobre el uso de la bandera cubana.

El artista cubano Luis Manuel Otero Alcántara fue arrestado el 10 de agosto en La Habana, y ha permanecido detenido por más de 48 horas, según el sitio web de noticias ADN Cuba. Se ha informado que la causa del arresto de Otero fue su decisión de llevar una bandera cubana en los hombros como parte de un performance titulado "Drapeau".

"Los símbolos patrios pertenecen al cuerpo de la nación. No pueden ni podrán ser racionados según intereses egoístas de adoctrinar y monopolizar el pensamiento de los cubanos", explicó en un comunicado el Movimiento San Isidro.

Parrocoop 2019

La nueva ley fue aprobada a inicios de año con el presunto objetivo de "proteger los símbolos patrios", e incluye nuevas regulaciones sobre el uso de la bandera cubana. Los ciudadanos cubanos pueden llevar banderas cubanas en actos públicos y colgarlas en sus hogares. El régimen de Castro les prohíbe además a los ciudadanos cubanos vestir la bandera como forma de honrarla.

Con esta ley, a los ciudadanos no se les permitiría combinar el uso de la bandera cubana con una bandera extranjera; doblarla de forma que impida abrirla, utilizarla en publicidad comercial, mostrarla rasgada o rota, agregar sellos, escritos o firmas a la bandera, o incorporarla a trabajos más grandes. Además, si la bandera aparece en la ropa, debe aparecer en el frente y no puede ser parte de pantalones, faldas, pañuelos, trajes de baño o ropa interior.

En respuesta a estos actos represivos, el Movimiento San Isidro les ha pedido a sus seguidores que creen fotos y videos con la bandera cubana en los hombros y los publiquen en la Internet con la etiqueta #LaBanderaEsDeTodos.

El Movimiento también solicita que se donen banderas cubanas al Museo de la Disidencia en Cuba para sus manifestaciones pacíficas y obras de arte, pues las banderas del grupo han sido confiscadas por la Policía, y el precio de éstas en la isla no está al alcance de sus ciudadanos.

Las banderas se pueden entregar entre el lunes 12 de agosto y el viernes 16 de agosto en la dirección calle Damas 955, en la Habana Vieja (MAPI) entre las 2 p. m. y las 6 p. m.


Acerca del Movimiento San Isidro

El Movimiento San Isidro surgió el 11 de agosto de 2018 en el barrio San Isidro de La Habana, cuando un grupo de artistas y activistas fueron arrestados a raíz del concierto "Sin permiso del 349" en el Museo de la Disidencia en Cuba. Utilizando extrema violencia, la Policía y agentes de seguridad lanzaron un "operativo" de agresión a los artistas que se reunían pacíficamente para expresar su oposición al Decreto 349; una ley que viola el espíritu de la autonomía, la libertad artística y la expresión en Cuba, y revela que su efecto en última instancia es ser una mera estrategia gubernamental para sistematizar la censura.