Policía
Category: Noticias

El 95 por ciento de los residentes dijeron sentirse conmocionados, aturdidos, depresivos e impotentes por la imposibilidad de tener energía eléctrica.

Que Prendan Comerio

SAN JUAN, Puerto Rico - Integrantes del movimiento Que Prendan a Comerío protestaron hoy en los portones de Fortaleza en demanda por el restablecimiento del servicio de energía en ese municipio afectado en un 78 por ciento, situación que pone en riesgo la vida de enfermos y ancianos.

La portavoz Lizbelia Martínez expresó gran preocupación porque tras el huracán Irma (6 de septiembre), el hogar Santos Corp., que atiende a siete menores con enfermedades catastróficas o de gran severidad, permanece sin electricidad a expensas de plantas que pueden fallar en cualquier momento.

Los menores de este hogar del barrio Naranjo—que están bajo la custodia del Departamento de Familia—padecen condiciones como perlesía cerebral, microcefalia, autismo, leucemia, retraso mental y alimentación por gastro. Cuatro de ellos están encamados.

“De la misma manera que tememos por la vida de estos menores, nos preocupan los cientos de pacientes diabéticos, impedidos, envejecientes y encamados que residen en las 12 comunidades, de los ocho barrios de Comerío, que están sin luz porque la requieren para preservar sus medicamentos y continuar con sus tratamientos. Esta situación en nuestro pueblo es insostenible”, expresó Martínez.

CervoniGif

Mientras, José J. Torres Rosario mencionó quecerca de siete colmados de comunidades distantes al centro urbano con poblaciones compuestas principalmente por envejecientes tuvieron que cerrar operaciones, lo que hace más difícil adquirir hielo y baterías para mantener sus medicamentos y alimentos refrigerados y alumbrarse en las noches a falta de plantas eléctricas.

“Todo el comercio de Comerío, incluyendo farmacias, médicos y supermercados han tenido cierres prolongados y gastos exhorbitantes en reparaciones y mantenimiento de plantas eléctricas y combustibles”, explicó Torres Rosario.

El portavoz indicó que la salud mental también es un área de mucha preocupación, ya que censos realizados por diferentes grupos del pueblo, arrojaron que el 95 por ciento de los residentes entrevistados dijeron sentirse conmocionados, aturdidos, depresivos e impotentes por la imposibilidad de tener energía eléctrica.

“Esta es una situación alarmante en nuestro pueblo. Exigimos que se energice a Comerío. La vida de mucha gente depende de la reconexión del servicio”, acotó Torres Rosario.

Recalcaron que los huracanes Irma y María dejaron cuantiosas pérdidas en Comerío y se ha incrementado el nivel de desempleo. Recordaron que con María hubo un doble estrago en ese pueblo ya que el río La Plata se salió de su cauce inundando el centro urbano, lo que destruyó residencias, comercios y oficinas médicas y el agua llegó hasta el único refugio habilitado imposibilitando la entra y salida. El cuartel de la Policía también quedó bajo agua e inoperante y hasta los uniformados tuvieron que ser rescatados. Un total de 1,675 casas quedaron sin techo y 1,687 fueron totalmente destruidas.

Los huracanes Irma y María dejaron cuantiosas pérdidas en Comerío y se ha incrementado el nivel de desempleo.

Puntualizaron que gran parte de los pocos que tienen energía en ese pueblo, lo lograron porque pagaron a contratistas privados para que reconectaran el servicio.

“Las 12 comunidades de estos ocho barrios tienen querellas activas en la Autoridad de Energía Eléctrica, pero todavía desconocemos cuál es el plan concreto para energizar a Comerío; tampoco vemos brigadas trabajando de forma continua. Esto a pesar de que hemos hecho constantes llamadas, reuniones, visitas oculares a sectores por parte de ingenieros y supervisores del área de Barranquitas (que atiende a Comerío). Vienen, comprueban los daños, aseguran que darán atención y nunca vemos la acción”, declararon Martínez y Torres Rosario.

Afirmaron que el Cuerpo de Ingenieros asignó al área de Comerío a la empresa B&B, subsidiaria de Fluor Corp, pero no completaron los trabajos y ya expiró su contrato. Detallaron que la jornada laboral de los empleados norteamericanos era de no más de cinco horas porque se hospedaban en Fajardo, recogían camiones en Bayamón para luego llegar a Comerío, por lo que lo largo del viaje les imposibilitaba una jornada más larga.

“La propuesta de hospedarlos en el hotel Media Luna de Comerío quedó en oídos sordos. Insistimos en que el gobierno tiene que divulgar cuál es el plan para energizar a Comerío”, aseveró Torres Rosario.

El movimiento Que prendan a Comerío está compuesto por líderes de todos los barrios y organizaciones del pueblo fuera de líneas partidistas.