Policía
Category: Noticias

A junio de 2014, la corporación adeudaba al municipio $15,000 por la renta de febrero a junio de 2013.

Bolera Rieles

VILLALBA, Puerto Rico - Una corporación que firmó un contrato con el municipio para el arrendamiento de un local en la bolera municipal de Villalba para operar un sport bar no cumplió con la totalidad del pago de arrendamiento en el tiempo que estuvo a cargo del local. Así lo indica el informe de auditoría M-18-16 de la Contraloría de Puerto Rico del 5 de febrero de 2018 y que cubre el período auditado del 1 de julio de 2010 al 30 de junio de 2014.

Según el documento, en el contrato entre el municipio y la corporación, otorgado en julio de 2011 (fecha en que se inauguró la bolera), se estableció un canon de arrendamiento de $3,000 mensuales. Además, se le concedió un crédito a la corporación de $500 mensuales si presentaba un informe que incluyera un mínimo de 20 horas de gestiones con la administración de ligas, torneos o actividades especiales.

La corporación operó el sport bar, que consistía de cafetería y barra, desde julio de 2011 hasta junio de 2013, período durante el cual realizó 19 pagos al municipio por la cantidad de $47,500. Entre este período, hay 23 meses con una renta mensual de $3,000, entonces la corporación tendría que haber pagado $69,000. Si se le concede el crédito de $500 por mes, esto sumaría $11,500 que, restados a $69,000, la corporación tendría que haber pagado $57,500.

Alba Bakery

El informe de auditoría es claro cuando señala que el director de Finanzas del municipio es responsable de cobrar la renta de las instalaciones municipales, y el alcalde "debe hacer todas las gestiones necesarias para el cobro de las deudas".

El examen de dichas operaciones reveló lo siguiente:

1. A junio de 2014, la corporación adeudaba al municipio $15,000 por la renta de febrero a junio de 2013. El 2 de julio de 2013 la corporación reconoció la deuda y ofreció los equipos y materiales que dejó en el local, los cuales valoró en $12,540, a cambio de saldar la deuda. El municipio aceptó transar la deuda a cambio de que la
corporación pagara el balance restante de $2,460, y de que la Legislatura Municipal aprobara el acuerdo.

Sin embargo, a junio de 2014, el municipio no había remitido el acuerdo para la aprobación de la Legislatura Municipal y hacía uso de los equipos ofrecidos por la corporación. Tampoco los había tasado para validar el costo indicado por la corporación ni había recibido los $2,460 del balance restante.

2. La evaluación a los informes de gestiones realizadas por la corporación, con relación a la administración de ligas, torneos o actividades especiales, reveló que el municipio le concedió $2,500 en créditos indebidos.

"Las situaciones comentadas se atribuyen a que los alcaldes y los directores de Finanzas en funciones se apartaron de las disposiciones citadas y no protegieron los intereses del Municipio. Además, no ejercieron una supervisión efectiva sobre las operaciones de cobro de dichas cuentas", afirma el documento de la Oficina del Contralor.