Category: Vida Social

Por Juan “Bertin” Negrón Ocasio

Conexion Bochinche

Juan Negron OcasioHubo increíble conmoción. Alboroto continuo. Sabía nadie cómo ocurrió el jakeo. Ninguno se preocupó hasta que Chano gritó en aquella reunión confusa que el pueblo fue engañado. Todos los cófrades acordaron, sin contar la mayoría de los que por sus razones no participaron en misteriosas conferencias, que posiblemente habría un Wirikitilikeo, o sea, se robarían las elecciones. “¡Se las van a robar!” - gritó a to’a boca. Los concurrentes se paralizaron. Con ojos de caballo muerto todos se horrorizaron. Las mujeres se taparon las bocas con ambas manos como tratándose de un incrédulo bochinche de barrio de mala muerte.

El escándalo incontrolable creó una convulsión mediática y para evitar una catástrofe social, a todos los estresaos se les recomendó, que utilizaran medicamentos de acuerdo a su salud personal, consultando su médico de cabecera, con algún espiritista. Que usaran meditación, beber pitorro, fumar marihuana, irse lejos a USA sin regresar, encerrarse en la casa, tirar radio y televisión al zafacón, deshacerse de celulares, descomponer las computadoras de feisbuk, tuiter, instagran y borrar toda documentación digital.

La sugerencia de desenredar el embrollo salió de un organizador principal del partido. Después de infructuosos empeños logró comunicarse con la Secretaria del Asistente de Director de Asuntos Internos del Departamento de Comunicaciones, este se enteró del revolú y se comunicó con el Subdirector de Asuntos Intransitables, ese llamó directamente al CEO de la Agencia Publicadora y Revisadora de Publicaciones, hizo lo propio dentro de las reglas establecidas de la organización, que serían ejecutadas cuando algo así ocurriera, llamaría al Director de Campaña, quien llamaría a un estratega y este se debía comunicar con una persona que nadie tenía comunicación, después de comunicarse con “esa persona”, toda comunicación desaparecería sin dejar ningún tipo de rastro, entonces “ese” contacto “ultra-confidencial” tomaría acción congruente de comunicarse con “A” para que contacto “B” se comunicara con la Secretaria del Asistente del Vice Presidente y este pudiera comunicárselo a “C”, después de hacer la reservación necesaria de protocolo con “D” para llegar al presidente del partido por medio de “F, G, y luego, H”.

Conexion Bochinche

Nisandra Yellow Así de simple estaba preparada la red “Conexión Bochinche”. Detergentes del gobierno. Era obligatorio seguir todos los pasos protocolares para evitar desparpajo público durante las embaucadoras funciones de gobierno una vez se treparan. Los periódicos alborotarían la opinión pública con noticia filtrada y por medio del astuto manejador de tergiversación de comunicados del nuevo gobernante quien sería electo con apagones, conteo de papeletas sucias y despedazadas debajo de puentes, votos de difuntos y el uso de tecnología que los viejos no entenderían. Tiraron la noticia como lo indicó el “agente X de la conexión”. Vieron en la tele HD millones de seres hechizados, leían los periódicos otros millones embobados con la novedad titulada “sub-red” de mafiosos políticos en la isla. Conexión Bochinche pseudónimo del bajo mundo. La artimaña no esperó, culpó los contrarios: "Fichan a asistente de la Comisión Electoral de…por malversación de fondos del partido…".

Tergiversado el wirikitilikeo significaría la postrimería del embrollo imprescindiblemente manejado con sofisticada tecnología y medios noticiosos. Utilizada en todo proceso electoral. Elaborada con una metodología difícil de rastrear soborno alguno en urnas. Los esperanzados siempre se quedarán estupefactos. No llamó la atención a persona alguna lo que la “conexión” haría con el escrutinio fantasma el cual estaba centrado en los que promovieron la votación electrónica E-sin-voting. La “Conexión Bochinche” injertó los cómputos y procesadores de hojas de cálculos y la administración de las bases inéditas digitales, logró irrumpir los dispositivos electrónicos y las herramientas mecánicas de engaño especializadas para penetrar en el subconsciente de los amedrentados votantes; y del conteo interrumpido de los escrutinios manipulados por las premeditadas noticias. Exageradamente nadie, podía creer que los menos ganarían las elecciones. Absolutamente nadie se dio cuenta del genocidio político que ejecutó a perfección la “Conexión Bochinche”.

¿Quién puede pensar semejanza en cómo se lava el dinero también en una isla en bancarrota?